Con más volcanes que profesionales, con menos habitantes que Merlo y con un odontólogo como entrenador, los isleños jugarán su primer mundial de fútbol.