Marvel’s The Punisher: honor, sangre y balas

One batch, two batch, penny and dime. Frank Castle llegó para quedarse y Netflix nos regala una nueva serie de The Punisher.

 
Marvel- The Punisher

Si estás al día con las series Marvel de Netflix – más específicamente Daredevil – sabrás que The Punisher ya fue introducido en su segunda temporada, y su objetivo inicial explicado. Frank Castle, interpretado por Jon Bernthal (The Walking Dead), es un veterano de guerra que luego de atestiguar la masacre de su familia, decide iniciar una guerra contra los culpables de este atroz hecho. Sin embargo esto lo lleva a enfrentarse al héroe de la serie, Daredevil, interpretado por Charlie Cox. Pim Pam Pum. Simple.

Ahora, ésta historia podría haberse acabado ahí, pero la fuerza imparable que fue Punisher en la serie llevó a Netflix a otorgarle el beneficio de la duda y armar un spin-off del personaje. Tal vez siempre fue el plan de la empresa, pero sin duda el apoyo del público fue un gran punto a favor. 

Frank Castle a.k.a The Punisher

Es así como nos encontramos con The Punisher (El Castigador en Español), producida por Steve Lightfoot, que nos mete nuevamente en la vida de Frank, seis meses después de lo acontecido en Daredevil, con su icónico chaleco antibalas destruido y una nueva vida frente a él. Pero es imposible golpear el avispero y confiar en que ninguna avispa te va a picar. De esta manera, Frank se ve obligado a interpretar nuevamente el papel de antihéroe y descubrir, en el proceso, a los verdaderos asesinos de su familia.

Pero ¿qué nos ofrece de nuevo The Punisher? ¿Qué maravillas nos deparan las balaceras que vendrán? Primero y principal, la fórmula cambió. Cuando se estrenó por primera vez Daredevil la serie innovó con este nuevo mundo que nos presentaba, donde la oscuridad y madurez contrastaban sobremanera con el resto de las series de Marvel (Agents of Shield, la serie animada de The Amazing Spiderman, etc.)  y hasta las existentes de DC (The Flash, Arrow, etc.). La fórmula se repitió en Jessica Jones y funcionó, gustó. Se usó nuevamente en Luke Cage y todos empezamos a ver las pequeñas fallas; Iron Fist fue el toque final y la gente le bajó el pulgar. Para suerte de todos, esto parece no repetirse.

Durante 13 episodios se nos presentan varias temáticas ya conocidas y, en cierto punto, terminan por quedar cortas; pero no por eso arruinan la serie. La vida de los soldados que vuelven del frente de batalla – y lo que dejan allí -, el honor, la hermandad y el respeto entre “héroes de guerra”, pero a su vez, su alienación de la sociedad; la idea de patriotismo y nacionalismo sobre la que está construida la sociedad estadounidense. Todo gira en torno a estos pensamientos y son lo que motivan a la historia y sus personajes.

David Lieberman aka Micro

Y a su vez, aquí es donde surge una de las fortalezas de la historia, ya que es gracias a estos sentimientos, heróicos y nobles, que podemos conectar con algunos de los personajes. Sí, la venganza de Frank Castle también es un gran disparador, pero con eso a veces no basta, ya que debemos recordar que, al final del día, The Punisher asesina a diestra y siniestra. 

¿Quiénes se unen en esta nueva cruzada?. La historia gira en torno a tres personajes, cuyas vidas se entrecruzan debido a un hecho ocurrido en el pasado y por el que sus vidas cambiaron para siempre. Frank, obviamente, es el eje central. 

Micro, interpretado por Ebon Moss-Bachrach, es un ex analista de la NSA que, por hacer lo que él creía correcto, vio cómo su vida se cayó a pedazos. Se convierte en el apoyo técnico de Punisher y un cable a tierra para Frank, formando una extraña amistad a lo largo de los capítulos. Cabe destacar que, más allá de esto, el papel de Micro es el de “humanizar” a Punisher. Él toma el papel del público ante este ser movido por la venganza y sed de violencia, dándonos la oportunidad de entender sus motivos y razones.

Agente Dinah Madani y su socio Sam Stein

Por último se encuentra Dinah Madani, interpretada por Amber Rose Revah (Emerald City), una agente del Departamento de Seguridad de Estados Unidos, que por investigar un asesinato ocurrido en Afganistán es enviada de vuelta a Estados Unidos para incorporarse a la agencia, y nada va a interponerse en su camino a la hora de encontrar a los culpables. 

Con la mira sobre el gobierno estadounidense, sus grupos militares y su intervención en otros países, The Punisher es una serie violenta, cruda y, en cierto punto, emotiva, que nos deja un interrogante muy interesante: ¿Qué hacer cuando el sistema nos falla? ¿Nos quedamos de brazos cruzados o llevamos la justicia por mano propia?

Cualquiera sea tu respuesta, la nueva serie de Marvel tiene que estar en tu lista de series para ver.

Por Juan Sóñora

 

Comentarios

comentarios

Related posts

Comment