TALLANDO EL ELEFANTE PRESENTÓ NEUROSIS ANTE SU GENTE

El rock de las vías llegó al Teatro Sala Ópera para mostrar sus nuevas (y viejas) canciones como locales en una fecha muy emotiva

 
Tallando el Elefante - MAV Visuales

Tallando el Elefante lanzó hace pocas semanas su nuevo trabajo discográfico, Neurosis, y lo presentó en su casa, La Plata. La banda formada por Augusto “Cara” Graciosi en voz y guitarra acústica, Agustín Bragoni en guitarra, Nicolás Barrientos en bajo, Facundo Bratulich en batería y Mariano Nicolicchia en teclados y acordeón eligió el Teatro Sala Ópera para el debut en vivo de la placa, una dura prueba que pudieron afrontar con un buen acompañamiento de público.

El ingreso de gente fue tranquilo, sin sobresaltos ni tumultos gracias al tiempo que tuvieron los asistentes para entrar al lugar. Pasadas las 10 de la noche ya se sentía el clima de recital rocanrolero en el aire, con grupos de amigos cantando canciones de apoyo a la banda. Por eso sin mucha más espera a las 22.30 se abrió el telón y se observó la imagen que ilustra la tapa del CD materializada al centro de la escena, mientras hicieron su entrada desde ambos costados dos personas disfrazadas con máscaras tocando el bombo, para marcar el inicio del ritual.

La banda subió a escena y sin tiempo a más que algunos gritos de euforia comenzó “Una dosis” seguido inmediatamente por “Marinero”, los temas que dan inicio a su nuevo material. Con los cuerpos ya entrados en calor, Augusto Graciosi se dirigió a los presentes para agradecer el acompañamiento en esa ocasión y dedicar el siguiente tema a Maximiliano, un amigo de la banda que hace poco falleció. Así comenzó “Pájaro de mal agüero”, sin dudas de los temas más emocionantes y emocionales que posee el conjunto platense.

La noche continuó con un bloque de temas de “Del Otro Lado” (2015), su primer disco. Así pasaron los ya conocidos “Luz del sol”, “Alma está loca”, “Agujas” y “Brujas”. Este último contó con el primer invitado de la noche: Luciano Manso, baterista de Sueño de Pescado. Nuevamente hubo tiempo para los saludos y en especial los agradecimientos al público por acompañar su sueño, por hacerlos crecer y por bancarlos en todas, tal como lo expresó el mismo Cara. Ya había pasado una buena parte de disfrutar melodías y letras profundas, por eso llegó el momento del baile en el corazón de La Plata con el inédito “Locos del borde”, uno de los que más saltos y movimientos generó en la noche.

Siguió un mix de ambos discos que demostró el camino musical y artístico por el que se transita Tallando el Elefante. “Robando el día”, “Mis impulsos”, “Bailándole a la libertad” -con gestualidad incluida por el cantante para acompañar la letra-, “Demoníaco Parco”, “El Surco” –con Gonzalo Rogati de Caracol a contramano– y “Hoja al viento”, de los temas nuevos más acompañados por la gente. Con el final ya a la vista hubo tiempo para un viaje al pasado, a las entrañas del rock platense, y que suene “Mi solución”, tema compuesto por Graciosi en su paso por La Cumparsita. Acompañado, agitado, vivado, y con muchos adverbios positivos más estuvo la canción que además contó con el último invitado, Damián “Starky” Celedón de Guasones.

Para el principio del fin tocaron “Escapar”, y luego fue el turno de los agradecimientos finales, ahora más personales. En nombre de toda la banda y todo el equipo humano que compone Tallando el Elefante, su cantante le dio las gracias a todos aquellos que los ayudaron en este CD y en su constante camino entre las calles del rock independiente, entre los que mencionaron a Alejandro Ocampo, Ignacio Rodríguez, Manuel Rodríguez, Sueño de Pescado, Pizzería Martins, Rocanrol del País y, cómo no a ellos, toda la gente presente. Tras la emoción de compartir sentimientos y alegrías entre gente cercana comenzó “Esfinge”. Luego un hit de la música de las diagonales como es “Otoño Amanecer”, con la misma historia que “Mi solución”. Cuando terminó, el Cara reconoció su historia con un “aguante La Cumparsita Rock 72, loco”. Las guitarras iniciaron para celebrar el recuerdo de los que ya no están y dar paso a “No te olvido”, y luego un cierre bien arriba y bailarín con “Tango esquinero”.

Tallando el Elefante es una de las tantas bandas que ha dado el semillero del rock que es La Plata, que disfrutó cada instante de la noche y transmitió lo mismo a su gente, la de toda la vida y la que se va sumando, que reconoció con aplausos y ovaciones cada tema y cada intervención. Llegar a un escenario icónico de su ciudad siempre es un paso importante para todas las bandas, mucho más para aquellas independientes y autogestivas, por eso siempre es una buena razón para celebrar cuando ello ocurre y cumple con creces las expectativas.

FOTO PORTADA: MAV Artes Visuales 

 

Comentarios

comentarios

Related posts

Comment