Marilina Bertoldi: “Produzco artistas desde el anonimato”

Si bien no comulga con la “despedida” de un disco, la cantante cierra el año en el Patio del Kónex pero no le dice adiós a “Sexo Con Modelos”.

 
Marilina Bertoldi

En la última mesa de un Teatro que reavivó la movida en el viejo barrio de Abasto, Marilina Bertoldi nos espera con la buena onda que la caracteriza. Muy cerca del escenario, el patio de su casa, la cantante tiene su cabello más alborotado que de costumbre producto de una jornada de prensa extensa y agotadora. Por esa razón, ante un chiste para romper el hielo, plantea un indicador que sorprende: “hablemos otra cosa que no sea… yo”. Misión imposible. Es solista.

Sin embargo, aceptamos el desafío y en esa fría tarde de julio queda claro que Marilina es trending topic. No esquiva ninguna pregunta y toca todos los temas. La noticia que encabezaba todos los portales por aquellos días era la designación de Jorge Sampaoli como Director Técnico de la Selección Argentina de Fútbol para lograr una misión: clasificar al equipo a Rusia 2018. “No se quién es… no me gusta igual, ¿es futbolista?” dice ella y repregunta “¿Es neonazi?”.

Cuando supo que Sampa no había sido invitado al casamiento de Lionel Messi y Antonella Roccuzzo -había sido una semana antes en Rosario- fue lapidaria: “Noooo, no es parte de la farándula del fútbol entonces”. Dixit. Como ya ha demostrado muchas otras veces, la nacida en Sunchales no se pone el cassette para responder y es por eso que en una charla breve, pero no menos intensa, dio detalles sobre su actualidad:

RNB: A lo largo de estos shows estás despidiendo “Sexo Con Modelos”, ¿ya estás trabajando en lo nuevo?

MB: No me gustan mucho los títulos de despedida. Si lo vas a seguir tocando, ¿por qué lo despedís? Me gustaba más bien por el hecho de que ya anuncio algo nuevo y no sabía cómo hacerlo nuevo sin apelar a eso.

RNB: ¿En qué estado está ese material?

MB: Muy avanzado. Vengo componiendo bastante, ya están prácticamente pre producidos. Estoy en la etapa de elegir quiénes serán los que me acompañen, mi equipo de trabajo.

RNB: Con todos los cambios que hubo en tu banda, ¿cómo lo vas a grabar?

MB: Eso es lo que estoy viendo. Es muy probable que lo grabe en distintos lugares y con distintos productores. Esa es la idea. Trabajar yo como productora general del disco para ir ganando experiencia y sintiéndome cómoda siendo mi propia productora, que es lo que quiero lograr algún día.

RNB: En tu disco anterior ya habías maqueteado casi todos los temas, no es que lo dejaste todo en manos de Guillermo (Porro), tu anterior productor. Fuiste con una idea clara y las puliste sobre la marcha. ¿Apostaste a seguir avanzando sobre la misma mecánica?

MB: Si, creo que mejoré mucho más en el armado de estas maquetas. Mejoré mucho grabando y mezclándome, sobre todo. Y produciendo, también. Pude trabajar con otros artistas amigos muy desde el anonimato, porque no me quiero lanzar como productora, ya que no lo soy. Lo hice para poder comprender algunas mecánicas más de la ingeniería, que tienen que ver con la grabeta de un disco… eso afecta demasiado a lo que uno está diciendo. Es casi como escribir una letra… la elección de los audios. Es una tarea demasiado compleja y es muy importante estar metido en eso.

RNB: Estás metida en todo lo que lleva un disco: sos diseñadora, producís, hacés música. ¿Soñás con hacer algo íntegramente vos? ¿Te puede jugar en contra querer hacer todo sola?

MB: Lo que está bueno es saber encontrar a la gente que es talentosa en ese rubro y tener un ojo crítico y un ojo con conocimiento para poder opinar y plantear un principio que alguien luego desarrolle. Es muy importante estar metido en cada parte de lo que uno hace. No por no querer sonar ególatra, me parece estúpido. Cada herramienta, cada lienzo que aparece aparte del disco es una forma de explicar lo que estás diciendo, para ampliar.

RNB: En tu último disco jugaste con lo sensual, con la insinuación, con generar climas… ¿este disco también tiene algo pensado así que vos quieras contar? ¿Para qué lado va?

MB: Sí. Definitivamente. Es un mood que me gusta, me siento cómoda. Lo siento correcto para mí, es mi idioma. Me gusta mucho la provocación, me parece un idioma hermoso. Todavía no lo tengo tan explorado, pero quiero enfocarme ahí porque me sale sin buscarlo.

RNB: ¿De qué te sirvió ganar el premio que te dieron por “Sexo Con Modelos”? ¿Fue como una referencia para pensar ‘me están reconociendo lo que yo quiero hacer’?

MB: Está bueno, no lo voy a negar. No voy tras eso. Menos antes, realmente pensaba que estaba lejos de poder logra algo así. No se cuanta bola les da la gente a los premios, honestamente. En Latinoamérica siento que no le damos bola a ninguno. Todo es motivo de risa y hay cosas que todavía son raras de los premios. Faltan muchos artistas que son contemporáneos enserio. Por ejemplo, en revelación, hay muchos que faltan y estaría bueno que tengan un espacio. No porque quiera levantar una bandera del under, sino porque siento que hay artistas que están generando un movimiento tremendo.

RNB: Hay un disco que se llama “Se Trata De Nosotras: Música y poesía contra la trata” hecho por artistas sobre la actualidad, los femicidios y el hecho de respetar a la mujer. ¿Te interesa esa temática? ¿Te seduce hacer música o algún proyecto que esté relacionado con eso?

MB: Un poco por la temática que siempre encaro y que no puedo evitar hacerlo, estoy metida dentro del debate porque hablo mucho de la seducción y de esa intimidad, por lo cual tiene que ver mucho con el sexo y el rol que tiene una persona o no. Yo nunca defino ni sexo ni género. No defino. Eso es lo que me gusta hacer porque también lo veo de esa manera. Para mí esto no es una situación de la actualidad, es algo que siempre estuvo, pero en este momento se dejó de legitimizar. “Esperen. No está bien que matemos minas”, “es una de las principales causas de muerte de las mujeres, prestemos atención”. Es raro. Es muy importante lo que está pasando, es un momento donde ya se está hablando el tema, se está debatiendo. Si bien hay gente completamente opuesta a aceptar esto, es hora de que las mujeres tenemos que demostrar –que es muy injusto que tengamos que demostrar algo-, tomar lo que es nuestro y decir “¡ey! ¿somos iguales? Ok. Acá estoy. Te voy a hablar de igual a igual, no como una mujer, sino como una persona”. A mí me gusta hablar desde ese lado, así que no me cuesta defenderlo.

RNB: Este año estuviste presente en varios festivales con esta propuesta más íntima y el sonido que a vos te gusta, diferente a la llegada que puede ofrecer ese tipo de eventos. ¿Cómo te sentís siendo parte?

MB: Los festivales son un lugar raro. Para el músico es algo bueno que te pase porque tiene mucha exposición, sobre todo para los artistas que estamos empezando a emerger de las tinieblas hacia la luz (risas). Hay una cuestión con los festivales más allá del estilo que hagas, es un lugar donde no te podés explayar tanto. Vas a tocar tu tema punto. No vas a elegir tu audio porque no te van a dar prueba, probablemente no puedas llevar tus equipos… no podés poner visuales muchas veces, tampoco un iluminador porque es de día. Entonces, el show queda muy limitado, es un lugar donde vas a trabajar. El día que uno crezca y sea más grande será distinto, por ejemplo, como le pasó a Lisandro Aristimuño en el Lollapalooza. Le dieron un muy buen horario, le pusieron mucho a disposición, no estuvo a las tres de la tarde como nos pasa a todos. Ahí recién un festival tal vez me genere algo distinto, todavía no.

Marilina y las redes

RNB: Usas mucho las redes sociales y también discernís con los comentarios de alguno de tus fanáticos, ¿qué pasó que te llevó a cansarte y cortar de lleno con algunos dichos? ¿Pensaste que si no lo cortás vos, no paran más?

MB: Completamente. Todo es cuanto vos lo permitas. Me di cuenta un día que fui a Niceto a ver una banda amiga y había mucho público que me conocía. Ese día me empezaron a acosar unas personas, me persiguieron, me tocaron el culo y me hicieron sentir muy mal. Me di cuenta que en algún punto, más allá de que yo les cachetee la mano y los quería cagar a piñas, hay un punto donde uno lo está permitiendo desde las redes. Es un lugar muy delicado en el cual está muy bueno no ser siempre esa persona que “todo lo que hago, lo hago por ustedes: el público”. ¡No! Vos tenés que hacer las cosas porque te gustan a vos. No le tenés que estar debiendo tanto al público porque si no pasan estas cosas. Te dicen guarradas en vivo, te empiezan a perseguir, te hablan como si fuesen… hay un punto donde a mi particularmente soy una persona que no le cabe. Sentí que era el momento que, si alguien dice algo fuera de lugar, no me importa si me vas a comprar una entrada menos: no me faltes el respeto. Además, me divierte ese ida y vuelta, ese momento de bardear, de contestar con gifs… hace poco puse uno de Rambo. No me lo tomo enserio, como esa persona lo hace desde el anonimato yo también. Vení que saco chorizo de acá (risas).

Fotos: Grizzly FV

 

Comentarios

comentarios

Related posts

Comment