IT: La fórmula del éxITo.

Los números arrasan en el país y en todo el mundo. El primer capítulo de la nueva adaptación de la afamada novela de Stephen King se convirtió en una de las películas de terror más taquilleras de la historia. Enterate porqué.

 

Los números arrasan en el país y en todo el mundo. El primer capítulo de la nueva adaptación de la afamada novela de Stephen King se convirtió en una de las películas de terror más taquilleras de la historia. Enterate porqué.

En 1990, IT tuvo su primera versión cinematográfica. Con un Tim Curry inolvidable, se generó un clásico de alrededor de tres horas que nació originalmente como una miniserie. Su presupuesto, por ende, fue acotado, pero logró echar raíces a punto tal que, a pesar de haberse estrenado en televisión, logró pasar por los cines. Algo similar a lo que sucedió con la adaptación sueca de las novelas de Stig Larsson.

No son pocos los que crecieron con la versión del 90. No son pocos los que crecieron leyendo la novela. No son pocos los que se asustaron con aquel Pennywise de jóvenes. Cuando se conoció que Cary Fukunaga, director de True Detective, estaba trabajando en el guión y dirección de IT, lo primero que se aclaró es que no sería una remake de la miniserie/película de 1990, sino más bien una nueva adaptación. Esto es vital tener en cuenta para aquellos que no vieron aún la película. En otras palabras, tampoco es necesario haber visto la anterior versión para entenderla porque tampoco es una secuela. Directamente hace de cuenta que jamás existió una versión anterior.

Finalmente Fukunaga se alejó del proyecto y el argentino Andy Muschetti tuvo cuatro días para hacer un pitch sobre cómo contaría su historia sobre IT. De más está decir que logró la aprobación y pudo llevar a cabo su idea, contando también con los bocetos de Fukunaga ya que él había tenido la idea de ambientar esta versión en los 80. Para quienes no leyeron el libro, la novela toma lugar en los `50.

A sabiendas de que la mayoría del público tenía una idea de antemano sobre lo que podía llegar a ver, y que el payaso Pennywise es aterrador para todas las edades, el marketing fue enorme. En nuestro país lo pudimos ver con pantallas en la Avenida 9 de Julio, globos repartidos en el Rosedal, afiches pegados frente a las iglesias, un mural enorme de Pennywise sobre Niceto Vega, y hasta la visita de Andy Muschetti y su hermana productora, Barbara Muschetti, que colgaban de sus prendas pines con el tan identificativo globo rojo.

 

IT (2017) contó con una ventaja. A diferencia de otros monstruos del cine de Terror, Pennywise sólo había aparecido una vez en la historia del cine. Su imagen estaba fresca. No había sido debidamente explotada. Entonces apostar por él fue un gran acierto, asimismo como el paso del tiempo entre la versión anterior y la recién estrenada. Exactos 27 años. Los mismos que tarda Pennywise en aparecer. Una casualidad no tan casual.

Explicado el porqué de su éxito comercial, hablemos de la película. El aparente tranquilo pueblo de Derry, Maine sufre las desapariciones constantes de menores de edad, y sólo siete niños (“The Losers Club”) se deciden a investigar sobre la cuestión a raíz de la desaparición de Georgie, el hermano de uno de ellos. Se toparán con el payaso Pennywise quien tomará forma de los miedos más profundos de los jóvenes. Sin extendernos en la trama, el mayor de los aciertos refiere a que ninguno de los adultos de Derry parece importarle demasiado las desapariciones, ni siquiera a los padres de los chicos, que están más cerca de ser enemigos que aliados. En resumen, los Perdedores sólo se tienen a ellos.

Sin abusar con referencias, logra capturar la esencia de las películas de aventura y terror de la década del `80 y respetando el espíritu del libro, al mismo tiempo que se toma sus lógicas licencias por cuestiones contemporáneas y audiovisuales porque, como todos sabemos, no todo lo que funciona en la literatura, funciona en la gran pantalla. Quizás su pecado sea mostrar en demasía a Pennywise. Esto hace que su efecto vaya disminuyendo con el correr de las casi dos horas y media. Las mejores escenas de terror terminan siendo aquellas en que Pennywise se manifiesta con otras formas.

Lejos del actual terror mainstream que se vanagloria por ser realista y profundo, IT propone un terror más descontracturado. Divertido, con líneas de humor en su mayoría comandadas por el personaje de Richie, y concentrado en sus personajes. Es fácil empatizar con cada uno de los chicos del “Club de Perdedores” y no deja afuera a quienes no vivieron los ochenta. Esta versión de IT integra a las viejas y nuevas generaciones. El regocijo nostálgico para algunos y la puerta de entrada para otros. En ese sentido, sí dialoga con Stranger Things, que a pesar de no ser una referencia para la película, también cubre ese espectro. Entre las destacadas influencias se encuentra Stand By Me y Nightmare on Elm Street. De hecho, hasta existió la posibilidad de que el mismo Freddy Krueger aparezca en la película como uno de los tantos miedos de los personajes ya que New Line Cinema (también productora de IT) tiene los derechos para poder utilizarlo. Finalmente Muschetti desistió al considerar que quizás fuera a opacar la figura del payaso.

Recomendable en todos los aspectos. No sólo una efectiva película de terror sino también una buena película. De esas donde ingresan los amantes del género y los que no. La secuela, o mejor dicho, el capítulo 2 será estrenado en Septiembre del 2019. Si mantiene el mismo nivel, dejará su marca con sangre.

https://www.youtube.com/watch?v=2CP1rjNRaJE

 

Comentarios

comentarios

Related posts

Comment