Sin Botones: “No queremos que vean a la misma banda de siempre”

Ariel Cáceres (guitarra y coros) y Ezequiel Sández (saxo alto) hablaron sobre el festejo de los seis años de la banda en el cual grabaran un videoclip.

 
Sin Botones

Sin Botones, el grupo surgido en Ezeiza, celebrará un nuevo año como banda el próximo 23 de septiembre en Auditorio Sur (Av. Meeks 1080, Temperley). Juan Ariel Cáceres y Ezequiel Sandéz dialogaron con Rock N’ Ball sobre esta fecha, algunas curiosidades que los acompañaron en este tiempo y sobre lo que apuntan a futuro. Sin Botones estará acompañado de Muerte Al Rey Rock, grupo encargado de abrir la noche.

RNB: ¿Cómo vienen preparando el show del Audtorio Sur?

Ezequiel Sández: Generalemente tardamos un tiempo en hacer cada show, sobre todo cuando es fecha organizada por nosotros. Intentamos mechar cosas nuevas, que la gente vaya y no vea la misma banda de siempre, que toca las mismas canciones de siempre. Desde lo visual tratamos mejorar escenografía. No hacemos covers por lo general, pero intentamos mechar temas.

RNB: Demoraron mucho tiempo entre el primer disco y el segundo, ¿A qué se debió?

ES: A fines de 2012 grabamos el primero muy a los ponchazos porque no teníamos muy en claro lo de la grabación de un disco. Tuvo un montón de contras. Más allá de lo económico, tardamos cuatro años en sacar nuevo por no querer cometer el mismo error que aquella vez.

RNB: ¿Qué contras tuvieron?

ES: Teníamos fecha de presentación. Llegado ese día fuimos a retirarlos y no existían. Era un disco con una tapa de cartulina. Lo tuvimos que regalar porque no se podía vender. Dijimos que era una sorpresa. Ahí nació “Circo De Mentiras” (segundo CD), porque fue un circo que se armó.

Juan Ariel Cáceres: Mucho garca. Mucho chamuyo. Te hago esto y te aparecían con otra cosa. No llegaron con la cantidad e hicieron 200. Después los hicimos como corresponden.

ES: Tuvimos que grabar en Martínez. Teníamos un solo auto para seis. Laburábamos 12 horas por día y hacíamos Ezeiza-Martínez.

El saxofonista (cáceres) le contó a RNB que algo positivo de su disco debut fue la gran convocatoria que tuvieron en uno de sus shows. “Calculamos que venían 130 personas como mucho. Vinieron más de 200 y tuvimos que sacarles los discos a nuestros familiares para andar entregándoselos a la gente que venía a ver la banda”.

Ezequiel agrega que tuvieron un gran apoyo por parte de Juan Cabral (guitarrista de Ojos Locos) en “Sin Botones”: “Les dio una mano a los chicos en las guitarras. Nos guió en un montón de cosas. De hecho el segundo disco lo grabamos en su estudio”.

RNB: ¿Con qué diferencias se encontraron ustedes entre ambos discos?

ES: Un montón. Vos escuchas el primer disco y el segundo, y son dos bandas diferentes. Hay un crecimiento musical en todos los músicos. Hubo mucha dedicación en esos cuatro años. Hubo dos temas que quedaron afuera del último disco.

JAC: Ya tenemos operador de sonido y visuales fijos. Tenemos tres managers cuando antes teníamos uno que era un amigo. Somos un equipo de laburo de entre 10 a 15 personas, lo cual nos permite estar más tranquilos. Antes nos preocupábamos por todo, ahora por tocar.

RNB: Van a hacer su tercer Auditorio Sur, ¿Cómo viven eso?

ES: Hay una estructura armada que vale la pena afrontar un tercer Auditorio, y de producción propia. Los dos anteriores nos fue bien, pero organizado con amigos. Éste lo organizamos con dos meses de anticipación. Con ronda de prensa, afiches y volantes. Vamos por el buen camino para mantenerse en el Under.

Rnb: ¿Harán incapie en lo audiovisual?

ES: Hace dos años que tenemos un operador de visuales. Él empezó con nosotros. Era un chico del barrio, amigo nuestro. Siempre sorprende. Capaz son cosas que no las apreciamos por estar tocando, pero al bajar la gente te habla de lo bueno de la visual. El show pasado en Ezeiza metimos una escenografía de casi 15 metros. Con tres esferas diferentes. El centro era la tapa del disco. Tenemos una puesta bastante fuerte.

Rnb: ¿Algún show que no les haya ido como esperaban?

JAC: No nos fue mal nunca en un show. Ponele que como mal que algún músico este medio borracho, pero puede pasar. Tenemos mayor de recuerdos lindos que malos. No nos imaginábamos tocar nunca en un Auditorio Sur. Siempre quise tocar en el Teatro de Flores y nos invitó Ojos Locos.

ES: Malas experiencias tuvimos muchas, pero no más que eso. Siempre fuimos con la mejor, después con las circunstancias que te encontrás es otra cosa. Recuerdo uno, pero que no fue un show sino una fiesta privada para el laburo de uno de los chicos que tocan.

JAC: (Risas) Ya sé cuál. No lo vamos a quemar, pero uno de los músicos estaba re escabio y decidimos parar. Se recompuso y volvimos. Estuvo bueno porque terminamos tocando como 20 temas, pero los primeros cuatro parecía la primera vez de la banda.

RNB: ¿Algún tema que les guste tocar mucho?

ES: Tratamos de tocar todos los temas. Hay otros que te cansas de tocar, pero no significa que no te gusten o no sientas. Particularmente a mí me gusta “Ángel Lucifer” del primer disco. Aunque ya no está para tocarlo, hay temas mejores.

JAC: Hay temas que ya vamos no queriendo tanto y los vamos dejando, como “Ángel Lucifer” (risas).

ES: Pero no porque no nos guste. La gente toma mucho como combativo “Sueño es verdad”.

JAC: El segundo es “Circo de mentiras”, sin ninguna duda.

RNB: ¿A qué lugar apuntan tras el show en Auditorio?

JAC: El Teatro de Flores es un sueño. Después de nuestro primer sueño (haber tocado en Temperley), decidimos que Flores era el siguiente.

ES: No debemos pasar por alto que cuando nos fue medio mal en la presentación de Sin Botones, Ariel y el cantante (Nicolás Frangipane) dijeron que en cinco meses estábamos tocando en el Auditorio.

JAC: Es verdad. Después sacamos el disco y nos dijimos de tocar en Flores. Y ‘Ojos Locos’ nos invitó a tocar con ellos.

ES: El sueño en sí es poder hacer una fecha cien por ciento independiente. Que sea una producción tuya en la que invites las bandas que quieras y que nadie te imponga condiciones. La idea es hacer un show grande en diciembre con tres o cuatro bandas. Algo de barrio y popular. Barrios Bajos podría ser una que invitaríamos.

Las entradas anticipadas se consiguen por sistema LivePass y también en Qeelback, Play Rock, Locuras, El Farolito y Ruta 66.

Por Gastón Amestoy

 

Comentarios

comentarios

Related posts

Comment