A 21 años de Oasis en Knebworth

Hace 21 años, la banda de los hermanos Gallagher, daba el segundo de sus conciertos emblemáticos y épicos en Knebworth, para 250.000 personas en cada fecha y significó llegar a la cumbre máxima convirtiéndose en la banda más grande sobre la faz de la tierra. 

 

Oasis lanzó su primer sencillo del año en abril de 1995, después de haber sacado su primer disco debut un año anterior, poco tiempo después de la muerte de Kurt Cobain, lo cual había desembocado en un gran vacío tanto como para una generación como también en la industria y la prensa especializada. Frente a eso la escena musical paso a estar al mando una vez más, en la otra parte del mundo, por medio de una nueva tendencia, que sería el brit pop, esa primera revolución la genera Oasis, que ya venía con un pasado arrastrando por parte de toda la tendencia indie y alternativa de los 80′, con grupos como Los Smiths a la cabeza y luego con el acid house frente a grupos bien brit como los Stone Roses, Happy Mondays y Primal Scream.

En 1994, las bases de todo este nuevo comienzo siendo una suerte de vanguardia de la nueva escena británica, continuada e influenciada por todo lo que había sucedido en el indie de los 80′ con The Smiths, tomaría las riendas un grupo llamado Blur, con su segundo disco titulado Parklife. Esto fue el principio de un nuevo ciclo en la historia de la música, rebelándose constantemente con el sistema norteamericano, que comandaba en todo el mundo. Una Inglaterra vapuleada por la crisis y sus secuelas comenzaba a resurgir de las cenizas.

Dos bandas amigas, que ya se veían en ese pequeño comienzo como el símbolo de una nueva etapa de algo que estaban cosechando juntos, comenzaron a competir por el cetro del Brit Rock. Aparte vale la pena mencionar que una banda era de la clase obrera y baja del Reino Unido, ubicado en Manchester, y Blur eran de la clase media alta del sur de Inglaterra, en Colchester, algo que sin dudas tuvo mucha influencia en la rivalidad.

Pasó un año y en abril de 1995, Oasis publicó el primer sencillo del año como adelanto de su nuevo disco: el emotivo “Some Might Say”, una canción mucho más sonora, fuerte, con otra impronta, otra madurez, con respecto al primer álbum. Con ese lanzamiento, se comenzó a reafirmar desde la prensa especializada que algo bueno y nuevo estaba sucediendo.

“Some Might Say” llego al número uno y estaba en camino de volverse una de las bandas más importante del país, o quizás la mejor. Todo iba de maravillas, hasta que una noche en la que se encontraron en una fiesta con BlurLiam estuvo gritándole toda la noche en la cara a Damon “number 1, number 1, number 1, burlándose en su propia cara, justo a Damon Albarn, una de las personas más ambiciosas, envidiosas competentes de la historia del rock, siendo alguien todavía muy joven en esa época.

Era también la puerta de entrada hacia un nuevo comienzo de experimentación en la carrera de Blur, pero con una canción popular y que colmara estadios. El tema terminó siendo “Country House” y Damon seguido a eso saldría por un noticiero muy conocido de Inglaterra, hablando de adversarios, de batallas, guerras y rivalidades en el rock. Sin imaginarlo, el líder de Blur armó un circo, algo que el rock había repudiado durante toda su vida, algo de lo que hoy el propio Damon Albarn vive arrepintiéndose, pero todo ocasionado por esa arrogancia con la que lo atacó Gallagher en aquella fiesta.

Pero Damon todavía no se mostraba satisfecho, llegando a cambiar la fecha de lanzamiento de su gran sencillo “Country House”, para que coincidiera con la salida del segundo sencillo del año de Oasis, que por todo el éxito que habían ocasionado con el primero, y guardarse lo mejor para el disco, o por estar mejor dicho bien concentrados trabajando en todo el disco, decidieron en lanzar uno de los temas más simples, rockeros, por el éxito que habían ocasionado.

Así de relajados y agrandados, decidieron que el segundo sencillo, seria después con el disco una de las canciones de relleno llamada “Roll with it”. Albarn estaba muy seguro de su éxito e hizo lo posible para que coincidiera con la salida de sus enemigos y así devolverle la burla en la cara. Esto termino teniendo gran divulgación en todos los medios de comunicación. La banda de Manchester, se enteró a último momento, por parte de uno de los ejecutivos de la discográfica, que les pidió que adelantaran la fecha de lanzamiento, a lo que ellos obviamente se negaron. En medio de esa rebelión, también decidieron en quedarse así tranquilos y confiados, o quizás, ignorando toda esa situación tan absurda por parte de Albarn, con la cual termino de ganarse el odio absoluto por parte de los hermanos Gallagher.

Así fue como finalmente el 14 de agosto de 1995 llegó la salida de los singles de las dos bandas más grandes y que mejor marcaban la tendencia de la nueva moda en ese momento. Paradójicamente, esta pelea le dio un impulso masivo a que el Brit Rock/Pop estuviese en boca de todos, regresando a Inglaterra a sus años de gloria musical.

El día que se anunciaban los charts, la BBC comunicó que la expectación había sido altísima, porque la gente quería saber quién era el ganador de esta batalla que había emprendido Damon Albarn. Al final la batalla la ganó Blur por un margen de 58.000 ventas. El deseo de Albarn se había cumplido, tal cual lo había pensado, para devolverle esa piña a Oasis, y así quizás volverse la banda de él, la mejor de todo el Reino Unido, con la salida del tercer disco de la banda llamada The Great Escape, publicado un mes después del enfrentamiento, en septiembre de 1995, con un disco totalmente largo, cambiante, con muchas cuerdas, experimentaciones, diferentes estilos, la banda comenzaba a bucear sobre la experimentación en el estudio y a madurar musicalmente.

The Great Escape, que alcanzó la cima de los charts con muy buenas críticas, parecía poner a los de Colchester como los reyes del Britpop, y en haber ganado la batalla absoluta, pero un mes después, el 2 de Octubre de de 1995, saldría el nuevo y segundo disco de Oasis llamado (What’s The Story) Morning Glory? la obra bíblica cumbre del genero. El nuevo álbum de Oasis se convertiría en el segundo disco más vendido en la historia del Reino Unido y sus canciones no eran solo buenas sino himnos de una nueva era, la banda sonora de todo el mundo, con canciones épicas y simbólicas como Wonderwall, Don’t Look Back In Anger, Champagne Supernova, Morning Glory y Cast No Shadow. Tan sólo con Wonderwall se volvieron millonarios en poco más de una semana.

Al año siguiente Oasis ya era reconocida como la gran banda de Gran Bretaña y la que más atención mediática atraía, seguramente por la prepotente actitud de sus integrantes y los famosos comentarios despectivos de Liam Gallagher. Estaban destinados a ser celebridades, grandes estrellas de rock, que lo anunciaban desde su primer disco, con su característica arrogancia. Avasallantes y provocativos, esta  revancha había dejado sin palabras a Damon Albarn y su banda. Oasis pasaría de lleno a volverse una banda absolutamente comercial y a llevar al brit rock a lo más alto del mundo, líderes de una escena musical que rejuveneció a todo un país en lo que va de aspecto social y politico. La apuesta y la batalla ya había dejado de ser así y Oasis comenzaría a diferenciarse altamente y a dejar bien atrás a Blur, con que el disco vendiera 350.000 copias solo la primera semana y 26 millones en el mundo.

Un año después, en los días 10 y 11 de agosto de 1996, se presentarían en Knebworth en dos noches consecutivas ante más de 250.000 personas en cada un show, rompiendo un récord en el mundo. Este recital significó la entrada más buscada en la historia del rock. Oasis, bajo en un helicóptero en aquella tarde y paso a convertirse en la banda más grande del planeta.

Estos conciertos fueron los más masivos al aire libre en la historia británica, y pasarían a ser catalogados como unos de los mejores en la historia de la música. Para que se tenga una dimensión de lo que fue, uno de cada veinte británicos aplicó para conseguir un lugar en alguno de los dos recitales. Tras esa enorme y gran doble presentación, el brit rock llegaba a la cima del mundo, Oasis era la banda más influyente y de vanguardia de todo ese nuevo movimiento, y le ganaba de la manera más gigante la apuesta que había comenzado Albarn en un noticiero Ingles en agosto de 1995. La batalla la había ganado Oasis y la cerraría de la mejor manera, llevando la música alternativa inglesa a lo más alto de la historia. La pregunta que llegaría poco tiempo más adelante sería la de cómo seguir después de eso. Por algo el documental oficial de la banda de los hermanitos termina ahí.

 

Por Marcos Coletto

 

Comentarios

comentarios

Related posts

Comment