Sick Porky: ”Pasamos desde el cassette hasta el Spotify”

A punto de cumplir 20 años, Sick Porky se prepara para la presentación de “Alucinatorio”, su cuarto disco, en el Teatro Vórterix.

 
Sick Porky

Sick Porky presentará su cuarto disco de estudio, “Alucinatorio”, en el Teatro Vórterix el 11 de agosto, para consagrar un año agitado con varias presentaciones, entre las que se destaca haber sido el grupo soporte de Ghost para su show en Argentina.

Rock N’ Ball tuvo la chance de dialogar con Leandro Mousseaud, uno de sus guitarristas, de cara a lo que se viene, sus planes futuros y repasar un poco la historia de la banda, que está por celebrar dos décadas.

RNB: ¿Qué expectativas tienen para el Teatro Vórterix del 11 de agosto?

Leandro Mousseaud: Para nosotros es un año muy especial porque “Alucinatorio” salió en diciembre del año pasado e hicimos una fiesta de lanzamiento en febrero, que fue nuestro segundo Teatro Vorterix. El primero había sido en diciembre de 2015. Por diferentes motivos ya tocamos dos veces más ahí: abrimos shows para The Pretty Reckless y para Ghost. Esta será la cuarta vez que toquemos en el año en Vorterix, aunque también tocamos en el Spinetta (NDR el estudio que funciona en esas instalaciones), así que va a ser la quinta, ya es como medio nuestra casa este año. No deja de ser muy especial porque es un lugar que ya desde muy chicos soñábamos con tocar y el show se prepara con mucha expectativa. Vamos a tocar “Alucinatorio” de punta a punta y haremos temas de nuestros otros discos con invitados y de manera más especial. Estamos trabajando la parte artística de eso. Venimos muy afilados, girando bastante, tocando en varios lugares de la provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Paraná y Paraguay, de modo que la presentación en agosto será más una preparación más artística y más de ensayo con invitados que otra cosa. 

RNB: ¿Cómo fue la experiencia de telonear ahí a esas dos bandas que los invitaron?

LM: Nos pasó que de The Pretty Reckless no teníamos mucha referencia, había un público muy adolescente que no paraba de gritar y la verdad que nos sorprendió la buena recepción que tuvimos. Son una banda de un palo grunge pero más teen, digamos. Nosotros estamos acostumbrados a tocar para gente más grande, nuestro público tiene el promedio de edad nuestro, más melómana, entonces tocar para muchos adolescentes fue un simbronazo y no paraban de gritar y tirarnos buena onda. Después de repente tocamos con Ghost, que somos fanáticos, pero es un palo mucho más heavy metal. Hoy en día están en el mainstream de lo que es el metal y también la gente nos recibió de una manera muy buena y eso en algún punto te llena de orgullo. Aparte no es fácil tocar para alguien que nunca te vio y está esperando otra banda, así que contentos.

RNB: ¿Después de Vorterix hay planes?

LM: La idea es seguir tocando por el interior, hay posibilidades de ir a Chile y Uruguay, de tocar en algunos festivales muy importantes de acá a fin de año que se están cerrando y a nosotros nos vendría muy bien tocar en ese tipo de eventos porque es donde más te ven. Estamos en un momento donde sentimos que a la banda de nombre la tiene mucha gente, sobre todo por los años que venimos tocando. Ahora lo que tenemos que hacer es tratar de que nos escuchen, en un momento donde la música es tan descartable, donde vos ves algo y a los 30 segundos ya lo sacas, la gente por ahí no está tan predispuesta. Estamos en ese momento donde tenemos que tratar de convertir que la gente nos deje de tener por el nombre solamente y empiece a tener la música. 

RNB: ¿Ayudó un poco haber grabado un tema con Fernando Ruiz Díaz?

LM: Grabar un tema con Fernando te da la posibilidad que te conozcan en un montón lados. Él es un tipo que con nosotros se obsesionó y a todos los lugares que va es “Sick Porky, Sick Porky…” entonces eso sobre todo el fan de Catupecu te da más bola. Yo creo que también la cuestión de la transformación de que la gente te empiece a prestar atención a la música es tocar y tocar. La mejor forma de llegar es esa, no hay una fórmula mágica. Es importante que haya músicos tan grosos que reconozcan lo que haces pero la mejor forma de defender lo que uno hace es salir a mostrarlo, a tocar. Para bandas de afuera, en festivales, donde sea, no importa si hay cinco personas o cinco mil, hay que tocar y dar siempre lo mejor de uno.

RNB: ¿Cómo fue laburar con Agustín Rocino y con Macabre (Martín González)?

LM: Es algo muy copado. Yo a Agustín lo conozco desde que se formó Sick Porky también, él era compañero de colegio de mi mejor amigo, el primer bajista, entonces lo conozco desde que era muy chico. Agustín es una persona que a su vez ayudó muchísimo, yo digo siempre que es un Sick Porky más porque él produjo los primeros dos discos: “Ancestral” y “Origen De Fuego”; y ahora por suerte lo pudimos volver a tener en la producción, está colaborando en diferentes cuestiones. A Macabre también lo conocemos de hace muchos años, él produjo los primeros EP junto a Gabi Ruiz Díaz en la sala de Villa Luro de Catupecu. Fue espectacular, más allá de ser amigos, ellos tienen una cabeza para la música muy interesante y se comprometieron, estuvieron todas las jornadas de grabación trabajando 12 horas a la par nuestra. Cuando alguien que tiene tanta cabeza te tira una de esas ondas está buenísimo y fluyó, no me alcanzarían las palabras para describir lo agradecidos que estamos con ellos dos.

RNB: Sick Porky está por cumplir 20 años…

LM: Sí, este año a fin de año vamos a cumplir 20 años. La banda se creó cuando éramos muy chicos, 14, 15 años, en algunos casos más chicos todavía. Cuando se formó yo todavía no tocaba la guitarra. Fui amigo de ellos desde el principio porque conocí al primer bajista, estuve en la formación y entré tiempo después, ahora somos tres guitarras. Son muchos años, pasó de todo en la escena local y también con nosotros. El primer demo se hizo en un cassette, pasamos desde el cassette hasta el Spotify, sufrimos lo que fue Cromañón que atrasó un montón el desarrollo cultural de bandas emergentes. Por ahí nosotros no lo sufrimos tanto como otras, que por ahí estaban en nuestra posición de hoy, si volviera a pasar otra cosa así sería terrible. Conocemos músicos que en ese momento estaban en una situación similar y eso los frenó muchísimo, no tenían lugares para tocar y culturalmente frenó todo. Igual lo vivimos y hubo un montón de tiempo que la banda no pudo tocar porque no había lugares. 

Como bien dijo Leandro, Sick Porky se hace fuerte y crece tocando. Los tickets se pueden conseguir por sistema All Access o en los puntos de venta indicados en las redes sociales de la banda, que aguarda por todos los que quieran conocerlos, como también reafirmar el compromiso con su público tradicional.

Por Trinidad Mosqueira y Patricio Serale

 

Related posts

Comment