Cruzando el Charco: La fiesta se hace ritual

La banda platense volvió a sus raíces y se dio el lujo de llenar el Microestadio Atenas en la presentación de su nuevo disco. Además, contaron con invitados muy especiales.

 
Cruzando el Charco

Entre cumbia, candombe y rock se pasó la noche del 8 de abril. Por primera vez frente a un microestadio repleto, Cruzando el Charco presentó su último disco. Y, a pesar de lo reciente, no quedó duda de su éxito, ya que el público demostró haber estudiado letra por letra y se lució sorprendiendo hasta a los propios artistas.

La velada arrancó con una intro power que derivó en “A mil”, la canción que se llama como el disco y que dio pie a “Balas de magia” con Francisco Lago (voz) derrochando simpatía y felicidad, y algún que otro fuck you hacia el final en sintonía con la letra. La lista siguió y fue mechando canciones de sus álbumes anteriores, como en este caso “La tercera en discordia” en donde Nahuel Piscitelli (guitarra) y Matías Menchon (bajo) se descontrolaron y terminaron en el piso cerrando la canción del álbum Perdonar. “Piel de Cocodrilo” se encargó de exprimir toda la potencia en la voz de Francisco, y una vez terminada este se tomó unos minutos para agradecerle a todos los presentes el agite y el aguante de siempre.
La quinta en la lista fue “Laburar”, seguida de “Conformarse” con Quique de Rivales como invitado especial y de “Encontrar”, de las clásicas, con un invitado también clásico, Imanol Salinas de La Trifulca. Le siguieron “Cambiando de color” y dos canciones a modo acústico en donde Francisco se calzó la guitarra al hombro e interpretó “Lo Nuestro Tiene Magia”, la cual escribió para su primera banda, Enfrascos, y “De Un Tiempo Diferente”, generando un ambiente romántico – sentimental con todo el estadio cantando.

El boom definitivo sucedió cuando entraron al escenario Daniel Suárez y Germán “Cóndor” Sbarbatti, cantantes de Bersuit Vergarabat, a interpretar junto con El Charco “Zurda de Cristal” y el clásico del rock argentino “Yo Tomo”, que de más está decir, puso a todo el mundo a bailar. En “Inmortal” el pogo se adueñó de la canción, mientras que “Volver a Nacer” proporcionó un momento amistoso e íntimo, siendo de las más “tranquilitas” del albúm, como aseguró Francisco.
El hit “Terminales” se hizo presente en cada garganta e inmediatamente después de la vorágine, Francisco preguntó, “¿Vamos con el cuarteto?”, y como no podía ser de otra manera, la Bersuit entró en escena de nuevo para acompañar a Cruzando el Charco en “Sobra la esquina”. La fiesta siguió con “El Baile”, la más cumbianchera de todas, que permitió que todos muevan las caderas y saquen a bailar a sus parejas. Al final remataron con la fecha de su próximo show: 27 de mayo, por primera vez, en Vorterix. Dando cuenta de su crecimiento, además anunciaron fechas en el interior del país.

“Tu nombre” disipó el momento de baile y le dio la bienvenida a un nuevo y virulento pogo, seguida de “Hasta acá llegamos” y de “Un Disparo”, con un nuevo invitado, esta vez fue Sergio Poli, el reconocido violinista de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. “Distinta”, “Cartagena” y “Luna Maleante” dieron un falso cierre con cinco murgueros marcando el ritmo en esta última. Volaron las púas, sobraron los abrazos y la fraternidad. Por suerte, ante la insistencia, la banda volvió y tocó “Libertad”, y la que no podía faltar “Adonde están” con Bauti, el hijo de Francisco, que tímido se asomó al escenario y acompañó a su papá en aquel momento tan especial.
Cruzando el Charco, que se fundó hace tan solo 5 años, es un ejemplo de que todo esfuerzo, acompañado de pasión y constancia, da sus frutos. Casi sin imaginarlo llenaron por primera vez un microestadio, y ahora recorrerán el país para poder llegar a todos sus seguidores. Quién sabe que les deparará el destino dentro de otros cinco años, sólo podemos estar seguros de que será algo grande.

Fotos por Pato Crudele

 

Related posts

Comment