Salta La Banca en Malvinas: Un sueño hecho realidad

Salta la Banca tocó en el Estadio Malvinas Argentinas y realizó la grabación de su CD + DVD, con un repertorio que incluyó canciones de todos sus discos. Fiesta, baile y rock asegurado.

 
Salta La Banca

Lo que prometieron como “El mejor show de su carrera”, efectivamente lo fue. Con un estadio lleno de ansias por verlos tocar, como de ganas de cantar, Salta La Banca, que tuvo sus inicios en los bares de la capital allá por 2009, comenzó su repertorio con “Tren al Edén”, que inmediatamente desató el descontrol y el pogo para todos los presentes.

“Aventura diurna”, “Sueño” y “Mejillas de amapola” le siguieron sin más precedentes y fueron entonadas a puro pulmón. Ya anunciando que este iba a ser un recital largo, con 30 temas más por delante, siguieron “Duelen” y la rockera “No pierdas cuidado” de su último disco de estudio.

“Falto de asfalto” desató una vez más la fiesta exacerbada, mientras que “Brújula” calmó un poco las aguas, aunque no iba a permitir que aquellas gargantas se tomaran un respiro. Así se dio comienzo al momento en el que el disco “COPLA” sería protagonista. Santiago Aysine se tomó el momento para recordar a Luciano Arruga y a su familia, así como a todos los pibes que mató la policía, tal como lo hizo en cada una de las canciones del disco. Las seleccionadas fueron cuatro: “Yo”, en una versión mucho más lenta y sentida, “Él”, “Nosotros” y “Ellos”.

Al finalizar, Santiago hizo referencia a lo sucedido tanto en el recital del Indio Solari como en Cromañón e insistió en la responsabilidad estatal, bajo la consigna “La música no mata”, y sin más que agregar, comenzaron a sonar las primeras estrofas de “Que nunca se repita”. La banda se retiró del escenario para darle la palabra a Pablo Viñas, trabajador de AGR-Clarín, quien comentó la situación en la que él y sus compañeros se encontraban: dos meses sin cobrar, represión en las fábricas y bloqueo mediático. Finalmente pidió la solidaridad de los presentes para unirse a la lucha y colaborar con el fondo.

La velada siguió con la sentimental “El jardín de mis agonías”, y con “Desnudando a un ángel” en una versión mucho más movida que invitaba al baile. “Invierno tibio” dio lugar al momento “meloso” de la noche en donde sonaron “Unos versos”, con el siempre impecable final de Beto Grammatico y Juanjo Gaspari en la guitarra, y “Labios de café”, en donde, como en tantas otras canciones de sus primeros discos, se notó una gran maduración musical.
“Quién dice”, “Otro domingo”, e “Ilusa ilusión” siguieron en la lista de temas, ya cuando la noche había caído junto con el momento más íntimo del show. Para continuar, Santiago insistió, bromeando claro, en que el público estaba en un DVD por lo que no podía hacer cualquier cosa, hasta que finalmente desistió e interpretó “Estigma”, primero en su versión “bizarra”, más conocida como “Romperte el Toribio”, y después en la clásica, contentando así a todos sus seguidores.

“Tan blanca tan azul”, “Hay que saber ser”, y “Faquir” pusieron a todo el mundo a bailar, pero no tanto como cuando empezó a sonar “Mercedes”, y el pogo era imprescindible. “Tu entrega” y “Dolores”, dieron lugar al momento más esperado: el de la cumbia. Así fue que Santiago interpretó varias canciones junto a su público y el teclado de Santiago Maggi, entre ellas canciones de Ráfaga, Pibes Chorros y Gilda.
Ya acercándose al final, sonaron las que no podían faltar de ninguna manera: “Somos”, “Seremos”, “La espada del recelo” y “Bautismo”. La banda se tomó un momento para agradecer a bandas amigas como Las Pastillas Del Abuelo, El Bordo, y La Caverna, así como a todo su staff y todo aquel que había participado de la organización del evento. Para finalizar, sonó “Que salte la banca”, himno de la banda. Volaron las listas, las púas, y se despidieron.

Por suerte, ese no era final, y volvieron para interpretar “Soldado”, un cierre inesperado pero cargado de significado. Salta la Banca demuestra en cada oportunidad que en donde están ellos, está la fiesta, la garra y el amor mutuo que sienten por su público. Por tercera vez lograron llenar el Estadio Malvinas, y siempre fieles a su estilo, dieron un recital al que no le faltó ningún ingrediente.

Fotos de Cinthia Anabella Fotografía

 

Comentarios

comentarios

Related posts

Comment