Logan, el viejo lobo

¿Y qué si tus poderes se acabaran un día?, ¿Y qué si ya estás demasiado viejo para salvar el mundo? La última entrega de Marvel apunta al ocaso de los super héroes y da en la tecla a todo trapo. Si no quieren saber nada antes de verla, avisamos que hay un pantallazo de la gran película que se acaba de estrenar. Quién guste, pase y lea.

 
Logan

Dos hombres viejos y una niña que necesita ser salvada de unos señores malvados y desinteresados que buscan capturarla.

Esa es la trama de “Logan”, el estreno de los estudios Marvel, que intenta contar una historia que vimos mil veces (la de una persecución que dura toda la película) pero se apoya en algo que no está tan explorado en la historia del cine todavía: la decadencia de los héroes.

Logan, ex Wolverine, con los años y las cicatrices a cuestas.

Tal vez debamos ir hasta Watchmen (Película del 2009) para ver algunos héroes caídos en desgracia, o ya pasados de edad, sin embargo “Logan” nos muestra un final casi sórdido para 3 personajes de la saga X-men, nada menos que Wolverine (Interpretado por Hugh Jackman), el Profesor Charles Xavier (Interpetado por Patrick Stewart) y Caliban (Stephen Merchant) son ellos quienes viven una vida de penurias, enfermos y casi en situación de indigencia, viviendo casi de prestado y azotados por un puñado de recuerdos que mezclan cierta nostalgia con algo de tragedia.

La niña que aparece casi de la nada se llama Laura y su rol está a cargo de Dafne Keen, una nueva pero muy interesante niña actriz, que hace sus primeras armas en el cine de la mano de esta película.

Sin dudas el enfoque de James Mangold (Escritor y director) nos sumerge en un mundo de gente que supo ser vital y héroico pero que ya de esos tiempos guarda solo el recuerdo, en medio de tanto dolor y urgencia, ve la salvación de Laura como un intento de redención, una suerte de salvavidas emocional.

Es entonces (pormenores aparte) Que “Logan” muestra su estrategia de manera directa, un grupo escapa otro grupo antagónico lo persigue ¿Quiénes son? “gentes malas” diría Iorio, que busca apropiarse de Laura y los poderes que encierra.

Boyd Holbrook, el villano que nunca se cansa

La historia, sin tratar de develar nada, no afloja nunca, no se ve un atisbo de luz, de esperanza en todo el filme, la desesperación, la decadencia y el agobio son parte fundamental de la trama e influyen notablemente en el desarrollo de la misma, tanto es así que las escenas de acción (brillantes, excelentes y violentas casi a niveles gore) llegan como un remanso para nuestras cansadas ganas de que el escape se produzca exitosamente.

No quiero revelar nada, no siento la necesidad de arruinarle la película a nadie, siento si la  urgencia de comunicarles que “Logan” tal vez sea, hasta el momento, la mejor película que Marvel haya hecho, lejos de la pomposidad de los Superhéroes en auge y lejos de los recursos que suelen manejarse, el film atenta contra todo tipo de encuadre tradicional, Wolverine no existe más y encima no tiene un mango, apenas si Logan puede sacar sus garras, Charles Xavier está enfermo e inestable y a Caliban se lo nota en una suerte de neurosis constante, la única que tiene todo por delante es la pequeña Laura.

Charles Xavier en su ocaso total.

El villano principal está interpretado por Boyd Holbrook (el rubiecito de Narcos) y realmente inspira una mezcla entre odio y fastidio que nunca se acaba durante el desarollo de toda la trama.

“Logan” plantea un mundo al que nadie quiere asomarse, un mundo corporativo donde los héroes son solo proyectos cientificos y nadie, ni siquiera aquellos que quieran, podrán ayudarnos. El ocaso de semejantes leyendas hace posible que la película sea única en su género y que traiga consigo un baño de lógica al mundo de los Superhéroes, una lógica que indica que ellos también se apagan, envejecen y pierden los poderes, o lo que es peor no los controlan.

No vayas al cine esperando que “Logan” te haga levantar el ánimo, la película no trata sobre eso, no vayas con la expectativa de lo invencible porque la película no trata sobre y eso tampoco vayas pensando “Bueno ahora los salva un inverosimíl poder oculto” porque eso no pasará.

Por suerte existen películas como ésta, que nos muestra que sería de los que admiramos si no tuviesen eso que nos hizo admirarlos, por suerte existe Logan, por suerte existe Patrick Stewart, por suerte existe Marvel.

 

Related posts

Comment