Que Bien Que Te Queda… Cosquín Rock

Con casi diez años en la escena rockera, la banda habló en exclusiva para Rock And Ball. Repasamos parte de su historia, sus trabajos y las expectativas previas al gran festival en las sierras de Córdoba.

 
Que Bien Que Te Queda

Lunes por la tarde de un verano cordobés. Aunque el calor y la humedad no cesan, nada para parece importarles a Matías Alessio (voz y guitarra), Cristian Triana (guitarra, sintetizador y coros), Marcelo Romero (bajo y coros) y Joaquín Ávila (batería). Sí, los integrantes del grupo, que se congregan en la sala de ensayo Sonido Escondido, no sólo para ultimar detalles, sino también para hablar de rock… y del Future Punk, por ejemplo.

RNB: ¿A qué se refieren específicamente con el género Future Punk?

MA: Es como un concepto que va evolucionando con nosotros, en la medida que vamos creciendo mientras estamos en esto de la búsqueda de la música, que engloba dentro del punk una cuestión no tanto apegada a bandas del género -sí en el tempo o la velocidad-, pero sí más el aspecto social del punk. Somos de la rama del “sí futuro” del género, del ir para adelante, de meterle pilas (…). En cuanto al término no vamos a decir que lo inventamos, pero sí lo hacemos propio, es nuestra identidad, nuestro concepto, que lo vamos a ir aprendiendo y desarrollando. Por un lado, lo del futuro, lo de ir para adelante, y también cuestiones de herramientas sonoras como las de los sintetizadores. Cualquiera lo puede asociar a un sonido futurista.
Evidentemente el agregado de sintetizadores es una marca fija en sus canciones de “tempo punk”, aunque con guitarras un tanto menos al frente, una “distorsión” más suave y de “machaque” menos marcado. Por momentos, algunas pinceladas del New Wave de los ’80, o el Britpop de los ’90, al estilo Pulp. Pero siempre con la mirada hacia el futuro. “Es como que en el punk habitualmente no hay sintetizadores (…), en lo nuestro el sintetizador está metido bastante, está muy al frente como un instrumento importante, es parte de la composición de las canciones y de la banda”, agrega Matías.

Claro está, esto se ve reflejado con su primer material discográfico oficial, “11:22:33”, bajo la producción de Julián Gómez, (ex Los Brujos y Juana La Loca). “Al principio la idea con él fue producir un sólo tema, y a partir de ahí es como que todos empezamos a disfrutar de ese proceso, pero aprendiendo, y de ahí se fueron desplegando todas las canciones. Hubo mucho laburo de pre producción en los ensayos más que nada, en donde se trabajaba sobre las canciones, para llegar al estudio ya con lo que se iba a grabar, pero a su vez en el estudio también íbamos sumando otras cosas”, comenta Joaquín. Cabe mencionar que el tiempo de trabajo del disco se extendió alrededor de dos años, con malas noticias en el medio: la pérdida física del bajista Nicolás Auad. Tras un duro proceso, el material dio a luz en 2015.

En un rincón de las sierras… los espera Cosquín Rock

La charla con los músicos -y entre ellos- transita en un clima muy ameno e integral. Se toca absolutamente todo: el pasado, el presente, el trabajo sobre la estética no sólo musical, sino también en lo visual. Algún cigarrillo que se prende, y la próxima parada es el gran festival en las sierras cordobesas, y de envergadura nacional e internacional.

RNB: ¿Cuándo se enteraron de que formarían parte de la grilla de Cosquín Rock?

MA: En noviembre, ahí apenas anunciaron, dos semanas antes nos avisaron que estábamos convocados, en un horario que estaba bueno, a las siete de la tarde (…) Y está bueno porque quizás hubiese sido desperdiciado no estar en esta oportunidad y sí en otra, porque estamos muy bien en cuanto al vivo…

RNB: Claro, los agarra en una etapa de evolucionada…

MA: Claro, bastante productiva de la banda. Y fíjate que en esta edición es la que tiene bastante presencia de bandas de Córdoba y no tanto de “mainstream”. Hay una gran cartelera de bandas que están haciendo lo mismo que nosotros en algunas cosas, o están en otro paso, otro nivel, pero hay mucho de ese tipo de banda, y lo tomamos como algo súper positivo y un gesto de quienes nos han convocado que saben lo que estamos haciendo, y esto está bueno porque al fin y al cabo es la carrera de uno, el laburo de uno (…).

JA: Está muy bueno porque a partir de 2011, 2012, las bandas empezaron a hacer las cosas que hay que hacer en estos tiempos en donde hay que aprovechar las redes sociales, donde sabés que lo principal es sonar bien en vivo, se convierte en algo básico…

RNB: También al sonido de aquello que se graba…

MA: Sí. Y también hay muchas que están en esto de hacer lo que uno cree, muchas van logrando su identidad, que al fin y al cabo es eso, sino todo sonaría igual (…) Se puede ver desde hace unos años que muchas bandas no sólo de Córdoba, sino de otros lados de la Argentina han logrado sus diferentes estilos.

JB: ¿Ustedes presentaron un proyecto para el Cosquín Rock? ¿Se lo esperaban?

CT: No es tanto que te lo esperes, sino que es una cuestión de trabajo, porque vos al estar tocando tanto tiempo, estar buscando fechas buenas, estar teniendo que apostar con la banda a ciertas cosas que tenés que cubrir… el mismo camino te lleva a conocer gente, y a gente que te ve, que le gusta tu trabajo y se interesa, ya es como algo natural. Pasa que hay que trabajar mucho, porque tiene uno que estar en constante movimiento para que al momento en que esté el que lo tiene que ver, te vea.

Tiempo extra

La noche asoma el hocico, los pibes -ya bastante maduros-, tienen que ensayar. Así mismo, les robamos unos minutos más para darle lugar a otros temas y curiosidades. Desde diversos géneros dentro del rock, las libertades y aportes que cada integrante a la hora de componer y nutrirse de esos géneros, y otras hierbas.

RNB: ¿Un mito del rock que derribarían a partir de lo vivido en la carrera como músicos?

CT: Un mito para mí es la parte de las drogas y esa cuestión. Todo el mundo dice “no, el rock, esos drogadictos”… andá vos a tocar… capaz que lo hacés, pero ya lo hemos comprobado por experiencia propia, ya lo sufrimos porque no venimos tocando desde ayer, ya venimos hace un montón tocando. Y vos tenés que estar con todas las luces. En un show internacional grosísimo, ¿sabés lo que necesita esa gente para cantar como canta y hacer las coreografías que hace?

RNB: ¿Con quién no tocarían nunca?

MA: (Ndr: muy pensativo). Yo no tocaría con un músico que sea un hijo de… o que sea un violador. Pero con otros géneros, sí, con cualquiera, con uno que toque cumbia, ¿por qué no?

RNB: Si el día de mañana les sale, por ejemplo, abrirle el show a Daddy Yankee…

MA: Y sí, por qué no, de una, ¿sabés qué? Van a escuchar a Daddy Yankee y van a decir “no, qué bueno los Que Bien Que Te Queda”.

JA: Aparte hay un montón de casos en donde pasó que la banda principal era totalmente opuesta al artista central.

CT: Esa te la podríamos responder más adelante, cuando conozcamos más gente.

RNB: Del uno al diez, el rock de Córdoba…

MA: Un diez es mucho, porque a todos nos falta, y estamos dentro del rock de Córdoba. Un siete o seis (…) Por ahí hay que laburar más, todo te lo da el tiempo, el trabajo, el seguir relacionándonos, conociéndonos, hay muchas bandas, hay mucha escena, muchos lugares (…) Hay cosas para aprender tanto del lado nuestro como artistas, hay cosas para aprender de las radios, de los productores de fecha, de la gente.

El pitazo final

Ya no hay más tiempo, aunque sí fue suficiente para intercambiar pensamientos “tipo rock”, y más también. Sobre el cierre, no se pasaron por alto las dificultades del músico y la de tantos artistas para vivir, justamente, de “su arte”, al menos por estos lares serranos. También el rock nacional a un nivel macro, es decir, más allá de Córdoba, tuvo su lugar, coincidiendo los integrantes sobre cierta tendencia a que “todo es igual”. Pero sin dejar de resaltar que muchas veces es la parte que los “sellos discográficos quieren mostrar”, que hay muchas otras cosas más allá de esto último, y sin desmerecer a ese público que se identifica con el denominado “mainstream”.

Para todo lo demás, está Qué Bien Que Te Queda, y tantos más, que buscarán pisar fuerte en el Escenario Quilmes Garage Band, allí donde el Córdoba Rockea afilará nuevamente sus colmillos, y mostrará cuántos pares son tres violas.

Por Jero Benassi
Fotos: Vicky Pereyra 

 

Related posts

Comment