Mundo > París, y su muro de los Te Quiero

París, y su muro de los Te Quiero

Es uno de esos lugares que te va a hacer creer de nuevo en el amor. En el Te Amo, I Love You, Je T’aime y mucho más. No es uno de los lugares imprescindibles de esta ciudad, pero sin lugar a dudas, será uno que nunca más olvidarás.

 

Todas las ciudades tienen algo oculto. Algo que sin querer queriendo, caminando y paseando, lo encontrás.

A quién les escribe le ha pasado muchas veces salir de su viejo apartamento de París, agarrar una de esas tantas bicicletas que tiene la ciudad, y encontrarse con monumentos históricos frente a ella. La Torre Eiffel, el Arco Del Triunfo, la estatua de Juana de Arco, etc.

Pero este ha sido el más bello de todos. Apareció de casualidad, mientras recorriamos el bohemio barrio de Montmartre.

Caminabamos por esas calles tan bonitas, recordando las historias que tienen ocultas. Pensando en Van Gogh, y su hermano Théo, esas 800 cartas que se mandaron, ese corte en la oreja que se hizo, recordando a Picasso, que estuvo preso por más de 2 días al ser el sospechoso principal en el robo de la Mona Lisa, pensando en Dalida, la cantante más famosa de Francia, y más sufrida, que terminó suicidándose con unas pastillas en su casa de este barrio tan hermoso, y caminando, y meditando sobre los artistas sufridos y marginados que vivieron, llegamos a la estación Abbesses, ya preparados para tomarnos el metro, y lo vimos.

Era una escena de película de amor, de esas que queres ver en Netflix los fines de semana. Este muro, en el medio del parque, resplandecía. No se si fue porque justo una pareja se estaba besando frente a él, pero parecía sacado de esos films que tienen final feliz.

img_0544

Ellos, Italianos, se besaban apasionadamente y señalaban el “Ti Amo” que estaba en la pared. Él la agarraba por la cintura y le besaba fuerte los labios, ella se dejaba besar y estiraba su pierna, cual obra de arte.

Y si, después de todo esto ¿cómo no morirte de amor? Pero esto se lo debemos a Frédéric Baron, el responsable del muro.

Tiene un total de 612 azulejos, y una cantidad de 311 veces escrito “Te quiero” en 250 idiomas.

No solamente están escritas hartas cantidades de veces te quiero o te amo, sino que también pueden ver salpicaduras en color rojo que se esparcen por todo el mural.

Esto, Baron, lo hizo a propósito, como símbolo de un corazón roto, de sangre, de tristeza, de pedazos de amor rompiéndose y es el muro con sus palabras, que intenta unir todo nuevamente. Dando a entender que pase lo que pase, el amor, todo lo puede.

Pero… ¿Cómo comenzó esta aventura de capturar los te amo? Para el artista (y para nosotros también), esta palabra es tan hermosa, que no sólo podemos conocerla en nuestro idioma, sino que debemos saber como es en otros. Así que así fue.

Él comenzó a preguntarle a vecinos, conocidos, y hasta embajadas como se decía “Te quiero” en su idioma. Los fue guardando uno a uno en su carpeta, se acercaba a barrios típicos de cada país y hasta le pidió ayuda a una artista del oriente, Claire Kito, para que le dé una mano con la caligrafía del mural.

img_4919-2

Y lo realizó, y tiempo después nosotros llegamos hacia él, y nos ha marcado.

Y claro, ¿Cómo no puede marcarte un muro donde todo lo que dice sea te amo, viviendo en un mundo tan individualista? En un mundo donde las guerras, y muertes es lo único que sale en los noticieros. En dónde hace unas semanas las mujeres tuvieron que salir a la calle a pedir que no las maten más.

Queremos volver a lo de antes, a lo básico, a que la gente que siente algo lo diga, que se la juegue y no piense tanto.

A que no tengan miedo al amor, y que quieran venir al muro a chaparse intensamente. Porque necesitamos más de eso, queremos más de eso.

¿Estaremos locos que pedimos tanto y tan poco? ¿Seremos anticuados? Los invitamos a que conozcan esta obra, se queden unos minutos ahí, se besen con quién quieran, o pongan su canción favorita y terminen ese libro que tanto les gusta, y ahí, nos entenderán un poquito más.

 

 
Antonella Manes Fratesi
Productora Audiovisual, guionista, y viajera. Dejé todo en Buenos Aires y me vine a vivir a París. Escribo sobre Europa, y desde hace más de un año y medio que intento enseñarles a todos a tomar mates y a decir "che boludo".

Lee Más

Dejar un Comentario

Comentar